La Revolución Sandinista provocó cambios profundos y duraderos en Nicaragua. La dictadura somocista, que había gobernado el país como una hacienda privada durante 40 años, fue derrocada y abrió una