Venezuela se acerca más a China ante ‘agresión permanente’ de EEUU

Compartir con amigos

 

El canciller de Venezuela culpa a EE.UU. de la crisis financiera que sufre el país caribeño, blanco de ‘agresión permanente’ económica de la Casa Blanca.

“El nuestro es un país bajo ataque y agresión permanente por parte del gobierno de Estados Unidos”, ha confirmado hoy jueves Jorge Arreaza en una rueda de prensa en Pekín, la capital china, donde se encuentra para una visita oficial de tres días.

En otro momento de sus declaraciones ha destacado el rol que desempeña China para impedir conflictos en pro de garantizar la paz y la estabilidad.

“China ha garantizado relaciones de cooperación, de respeto mutuo, de ganancias compartidas y de paz en el mundo”, ha enfatizado Arreza.

El nuestro es un país bajo ataque y agresión permanente por parte del gobierno de Estados Unidos”, ha confirmado Jorge Arreaza, canciller de Venezuela.

Además, ha repudiado la primera Estrategia de Seguridad Nacional que la Administración del presidente de EE.UU., Donald Trump hizo pública hace unos días en contra de China, Rusia y Venezuela, en que describió al gigante asiático como “poder revisionista” y al país caribeño como “dictadura”.

Recientemente, Estados Unidos aplicó sanciones financieras contra Venezuela, que de hecho la bloquearon para recaudar más dinero de los mercados de bonos internacionales, no obstante, también hizo prácticamente imposible la reestructuración de sus bonos.

Esto ha llevado a algunos inversionistas a estimar que el país continuará esforzándose por mantenerse al día con sus obligaciones financieras de toda manera posible, como hacer tratos con acreedores soberanos como Rusia y China.

El Gobierno venezolano, presidido por Nicolás Maduro, dice que los problemas económicos del país se deben a la caída de los precios del petróleo y, sobre todo, a la “guerra económica” de EE.UU., con ayuda de la oposición venezolana, para desestabilizar el país caribeño mediante una estrategia basada en desabastecimiento, especulación y acaparamiento. Sin embargo, Maduro asegura que controla la situación con el respaldo de países como China y Rusia.

Venezuela tiene una deuda externa de unos 150.000 millones de dólares, de los cuales 28.000 con China, su mayor acreedor, y al menos 6000 millones de dólares pagados por adelantado por la petrolera semipública Rosneft a la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).


Compartir con amigos

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *